Personajes

sábado, 5 de enero de 2013

Pasado [Naoto]

Nota cultural: en este relato los personajes usan honoríficos para relacionarse entre ellos. Senpai se usa para referirse a una persona de mayor edad, aunque solo sea unos meses mayor. Chan se usa para las chicas adolescentes y para las niñas y niños pequeños (para los chicos adolescentes se usa kun).



(A los 14 años los padres de Naoto la internaron en un prestigioso colegio privado de Tokyo. Allí cursó secundaria y bachillerato, y no pasó desapercibida: era la mejor alumna del centro [académicamente hablando], y todas las alumnas sabían quién era. Corrían varios rumores y nadie se atrevía a compartir habitación con ella. En el momento en el que transcurre este relato tenía 16 años. Chie, la narradora, tenía 14 años.)



- ¡Mira, es Nishimura-senpai!

El grupito que conversaba animadamente junto a la puerta del baño se giró al unísono para observar sin disimulo alguno a la chica que avanzaba solitaria por el pasillo. Precedida y perseguida por nubes de susurros parecía flotar con una seguridad casi plomiza, su expresión ausente contrastaba con la fijeza insolente con la que cruzaba miradas con las chicas que se hacían a los lados apresuradamente para dejarla pasar. 

La miré embobada, se acercó a nosotras y se paró a unos centímetros de mí mirándome fijamente a los ojos. Adelantó el brazo hacia mi cintura y se inclinó. El corazón me empezó a latir a toda velocidad. Agarró algo detrás de mí.

- Estas en medio - dijo en un ronco susurro.

De un respingo me alejé de ella y choqué contra la puerta del baño; la mano de ella estaba apoyada en el picaporte y sentí su brazo contra mi cintura. Me aparté avergonzada a un lado bajando la mirada y ella entró bruscamente.

Me quedé quieta con la cabeza gacha.

- ¿Estás bien, Chie-chan?

Las chicas se habían reunido a mi alrededor y me miraban con expresiones preocupadas.

- Ten cuidado con Nishimura-senpai, he oído rumores...

- Dicen que es lesbiana, ¿no?

- Yo he oído que le robó su primer beso a todas las chicas de tercero.

- ¡¿Qué?! ¿En serio?

- ¡Qué dices!

- Al parecer las arrinconaba y las besaba antes de que pudieran reaccionar, por eso las de tercero van siempre en parejas al baño...

- Yo he oído que nadie quiere compartir habitación con ella por eso.

- Pues a mí me contó Tomoko-chan que la vio el otro día por la calle, pero casi no la reconoció porque iba vestida de negro y con mucho maquillaje.

- Sí, al parecer es gótica, la han visto salir de discotecas y locales raros los fines de semana...

La conversación pareció atraer a más chicas, todas tenían un rumor diferente que compartir. Me sentí sofocada y agobiada, y en cuanto nadie me miraba me colé con disimulo en el baño para refrescarme la cara. Nada más entrar vi a Nishimura-senpai de espaldas a mí: tenía los brazos alrededor de la cintura de otra chica, creo que de segundo, y se estaban besando. Al oírme se giraron hacia mí. La otra chica parecía apurada, se tapó la cara con las manos y pasó como una exhalación a mi lado para salir del baño.

- Ah, lo siento, no pret...

Pero ya había salido. Me giré hacia Nishimura:

- Lo siento, no quería molestar.

Intenté aparentar calma, respiré hondo y avancé hacia los lavabos. Al pasar a su lado sentí su mirada siguiéndome de cerca.  Abrí el grifo y al ir a meter las manos levanté la vista un segundo para mirarme en el espejo. Ella estaba detrás de mí, sonriendo: mi cara estaba totalmente roja. Bajé la mirada apresuradamente y me giré hacia ella.

- E-esto... lo siento por lo de antes, de verdad.

Ella me cogió la mano derecha y me obligó a girarme. Con la otra mano me empujó hasta el lavabo, pegó su cuerpo al mío y me acarició la cara mirándome fijamente.

No sabía qué pensar o qué hacer. Recordé los rumores que corrían sobre ella, pero no podía apartar mis ojos de los suyos.

- Ah, Ni-Nishimura-senpai...

Le bastó una mirada para disuadirme de decir nada más. Me apretó contra el lavabo y me agarró suave pero firmemente la nuca. Acercó su cara a la mía sin dejar de mirarme y paró a milímetros de mis labios. 

- Llámame Naoto.

Con la última sílaba sus labios rozaron los míos; cerré los ojos y me besó. Al principio solo lo hizo con los labios, después abrió un poco la boca y acarició mi labio inferior con la punta de su lengua. Sentí un escalofrío en la espalda. Pese a que tenía los ojos fuertemente cerrados sabía que me estaba mirando fijamente. Usando la lengua me hizo abrir los labios. Noté cómo se me iba toda la fuerza, no sentía más que sus caricias, sus labios, los escalofríos en la espalda y en el fondo de mi estómago... me dejé ir. Noté como su mano ascendía por mi costado y me tocó un pecho. 

Reaccioné por fin. Me separé de ella bruscamente y la empujé. Sin atreverme a mirarla a los ojos me escurrí por debajo de su brazo y corrí hacia la puerta.

Ya había empezado la clase y el pasillo estaba vacío. Corrí hacia el aula, entré pidiendo perdón y saqué mi libro apresuradamente. No quería pensar en ella, me concentré en la voz del profesor.


***

No volví a verla en un par de semanas. Oí que había estado trabajando y que por eso había asistido menos a clase. 

- ¿En la Kera? ¿En serio?

Un grupo de chicas estaba rodeando el pupitre de otra mirando una revista. Me acerqué.

- ¿Qué pasa?

- Ah, mira Chie-chan, Nishimura-senpai al parecer es modelo, ha salido en la Kera.

Dieron la vuelta a la revista y señalaron las fotos. Naoto miraba a la cámara con expresión desafiante, salía con otra modelo. Llevaban ropa rara, negra y colorida, como la que llevan en Harajuku.



- La otra es Yui Nakamura - oí comentar a otra chica -, es guapísima, ¿verdad?

Sentí una punzada en el estómago. Busqué una excusa para irme y me senté en mi pupitre; no era asunto mío, ¿no?

Traté de no pensar en ella el resto del día, pero era difícil. Tenía que pedirle explicaciones por lo que hizo en el baño, no entendía por qué yo no lo había impedido desde el principio, no entendía por qué no podía dejar de pensar en ella o por qué soñaba despierta en clase recordando su beso.

Esa noche decidí ir a verla.

La residencia era un edificio de cuatro pisos separado del colegio; era grande y bastante feo. Las habitaciones se compartían entre tres alumnas y tenían un baño individual. En cada piso había un comedor y una sala de estar que estaban asignados a las alumnas que dormían en ese piso.

Naoto tenía la habitación número 9 del segundo piso. Todo el mundo lo sabía porque era la única que no compartía habitación.  Desde fuera de la puerta se oía música. Tuve que llamar varias veces hasta que me abrió. Me miró de arriba abajo con una ceja levantada.

- ¿Sí?

- Me gustaría hablar contigo - dije lo más resueltamente que pude.

- ¿Quién eres?

La miré sorprendida. Ella seguía con una ceja levantada y me miraba de hito en hito. Le devolví la mirada con toda la dignidad que tenía en ese momento. Llevaba una camiseta grande y negra con la foto de un grupo de música, y debajo solo ropa interior. Al darme cuenta me giré para irme: había sido un error, debería haber creído todos los rumores. De pronto ella se rió.

- Ah, tú eres esa chica tan mona del baño - me agarró de la mano y tiró de mí hacia su habitación. Cerró la puerta detrás de mí y me cogió la cara con suavidad -. ¿Has venido a por más?

Su voz burlona hizo que se me formara un nudo en la garganta, me sentía ridícula por haber ido.

- Me quiero ir - dije con una voz más temblorosa de lo que me habría gustado -. Suéltame.

Naoto me agarró más fuerte.

- No te quieres ir, ¿no habías venido a hablar? Habla.

No me salían las palabras. Noté cómo se me llenaban los ojos de lágrimas, pero intenté reprimirlas. Ella me levantó la cabeza y me besó. Me pilló por sorpresa, pero en seguida la aparté.

- Si no vamos a hablar ni vamos a follar, vete; estaba estudiando, no me hagas perder el tiempo.

Se cruzó de brazos y me miró claramente enfadada.

- Yo... - no me salían las palabras, ¿qué había venido a decir? - Yo...- ella suspiró fuertemente, pero siguió mirándome, esperando a que hablase -. ¡¿Por qué lo hiciste?! - exclamé. Me salía la voz mucho más fuerte de lo que había querido -. ¿Por qué me besaste? No sabes ni cómo me llamo... - finalmente rompí a llorar. 

Me sentía tan avergonzada... Solo quería irme de allí. Me encaminé hacia la puerta, pero ella me agarró la camiseta y me abrazó por detrás.

- ¿Cómo te llamas? - me susurró al oído.

- Ch- Chie - murmuré.

- Chie-chan, deja de llorar, odio a las crías que lloran.

¿Qué? Se me cortaron las lágrimas al instante. ¿Cómo podía ser alguien así? Me giré para mirarla, no me podía creer que me hubiese dicho eso. Ella me miraba también, se notaba el desprecio en sus ojos, pero seguía abrazándome.

- Si dejas de llorar te daré un premio - dijo con voz fría y calmada.

En ese momento debería haberme ido de la habitación, pero no lo hice, de alguna manera me sentía atrapada entre sus brazos.

En cuanto dejé de llorar me besó, me cogió y me llevó a su cama. Apenas me dirigió la palabra mientras lo hacíamos, solo quiso saber si era virgen y después qué quería que me hiciera. Yo no sabía qué decir, siempre había imaginado mi primera vez, bueno, diferente. Naoto no fue amable, gentil o cariñosa, pero me hizo sentir cosas que no había sentido jamás.

Al terminar se quedó tumbada un rato a mi lado. Luego se levantó, sacó un cigarro y un mechero de la cazadora negra que colgaba de su silla, abrió la ventana y se puso a fumar.

Me levanté en silencio y empecé a vestirme.

- ¿Fumas? - me miraba desde la ventana con la mano que sujetaba el cigarro colgando fuera. Su cuerpo desnudo a la luz de la lámpara de la mesa era perfecto. No parecía importarle que la pudiesen ver desde fuera.

- No, yo... tengo que irme.

- Claro - se giró, se apoyó en la ventana y dio una calada -. Ven cuando quieras, Chie-chan.

Paré delante de la puerta, tenía miedo de preguntar, pero no quería irme sin saberlo.

- Nishi- Ehm, ¿Naoto? - ella se giró para mirarme - Tú y yo..., ¿yo te gusto?

Contestó sin vacilar un segundo.

- No hay un "tú y yo", y no te importa si me gustas o no me gustas. Si quieres follar ven a verme, eso es todo.

- ¿Solo soy un cuerpo para ti? - no me quedaban fuerzas para llorar.

Naoto se rió.

- ¿Un cuerpo? No, eres Chie-chan. ¿Qué es exactamente lo que quieres? ¿Es que no te ha gustado?

Bajé la cabeza y suspiré.

- Cr- creo que me gustas, quiero que... quiero estar contigo.

Levanté la vista. Ella apenas se había movido, me devolvía la mirada sin expresión alguna.

- Ya. Eso no va a pasar - tiró el cigarro a la calle y cerró la ventana. Se acercó a la cama, se puso las braguitas y la camiseta y me miró -. Ya sabes lo que hay. Ahora o te vas o te quedas callada, tengo que estudiar.

***

Al día siguiente conseguí la dirección de la familia de Naoto y les mandé una Kera por correo.

No me siento orgullosa de lo que hice, pero tampoco lo lamento. Fue ella quien me trató como a un trapo y me utilizó, tenía derecho a vengarme.

Los rumores se extendieron enseguida. Cuando el padre de Naoto se enteró de que era modelo retiró su dinero del colegio; pero la  escuela la becó, es la mejor estudiante del centro y una de las diez mejores de Japón, les conviene que esté aquí. Supongo que debería haber sabido que pasaría algo así.

No lamento lo que hice, pero tampoco ha servido para que me sienta mejor. Ella ni siquiera sabe que fui yo, de hecho dudo que se acuerde de quién soy yo.

***


Chie se fue del instituto al acabar el curso. Naoto siguió becada hasta que terminó bachillerato; le permitieron varios deslices y privilegios durante todo este tiempo. No aprendió la lección, y no, no se acuerda de quién es Chie ni la reconocería si la viese por la calle.


***

El dibujo está hecho por Adual, ¡gracias guapa!

14 comentarios:

  1. Buah, magnífico. Me he quedado harto impresionado.
    El ritmo de la historia es perfecto, Naoto queda retratada como lo peor de lo peor y la sensación general es la de estar leyendo un manga. Y qué decir del dibujaco de Adual xD
    ¡Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te haya gustado! Gracias por tu comentario.

      El dibujo de Adual es genial, dibuja de maravilla y consiguió captar la esencia de Naoto perfectamente (y de Yui, aunque no aparece en este relato).

      Naoto es lo peor con las tías, pero tiene sus razones y en algún momento de su vida madurará. Pero me alegro mucho de que esta sea la impresión que da ahora, es la correcta.

      Eliminar
  2. Oh! Qué natural veo ahora el blog (ha cambiado de aspecto) ^^
    Aunque ya te había contado mis impresiones del relato por el Facebook, sigo manteniendo que Naoto me cae muy bien. Tiene defectos (como todo el mundo) pero están tan bien explicados y no sé, quedan casi excusados. Ella es así y punto.
    Pero eso no quiere decir que me mole verla más centrada en el futuro :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que pensé que era mejor poner una foto mía, y además quería un aspecto más sencillo que facilite la lectura. Acabaré dejándolo todo en blanco, ya verás xD

      A mí me gusta mucho esta etapa de la vida de Naoto, me lo paso muy bien escribiéndola. Todavía tengo que poner un par de cosas más de esta época, espero que te gusten también ^^

      Eliminar
  3. He terminado con este fragmento antes de lo que esperaba y he de decir que me ha encantado, tanto por la temática como el tratamiento de la misma: ritmo, diálogos,... No son las típicas frases recurrentes que caben de esperar de una estudiante de bachillerato japonesa, claro que Naoto se aleja mucho se esa imagen oriental y por ello me ha enamorado. He adorado su carácter y me he sentido también identificada con ella.
    Además, y ya lo sabrás por mis historias, tiendo y adoro un buen final abierto y agridulce casi amargo♥
    Una delicia con todas las letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario! Me ayuda muchísimo saber tu opinión :)

      Naoto se aleja mucho de ser la típica estudiante japonesa, por eso escribí este relato: quería mostrar el contraste entre ella y el resto de estudiantes y quería plasmar algo de su vida cotidiana como estudiante de instituto. La pobre Chie (que en paz descanse, jajaja, porque no va a volver a aparecer nunca) no es sino una más de las muchas "amigas" de Naoto xD

      A mí también me gustan los finales abiertos, creo que son más divertidos tanto para mí como para el lector, y me encanta tanto leerlos como escribirlos. Creo que el lector también puede aportar cosas muy valiosas a una historia de manera totalmente inconsciente y personal. Intento describir bien los espacios (aunque en este relato no hacía falta) y las personalidades de los personajes que aparecen en ellos, pero me gusta dejar las situaciones un poco al aire para que el lector pueda añadir lo que le apetezca mientras lee.

      Espero que leas más relatos en mi blog y que me ayudes con tus valiosos comentarios a mejorar, es un placer contar contigo como lectora *_*

      Eliminar
  4. aajajaja, pensé que ya había comentado, como te dije lo de la letra por fb creo que se me mezclaron las cosas -_-

    A mi también me gusta más el aspecto nuevo del blog, es más fácil de leer y el color facilita centrarse en la lectura. Ahora te queda cambiar a Kisa por el cartel de Riku ;P

    Sobre el relato, Naoto en todo su esplendor!

    No se si sentir pena por Chie o no...

    Por cierto, me ha gustado mucho el detalle de que sea en primera persona :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lol, espero que alguien me haga el cartel, porque yo lo intenté y fue desastroso, dibujo peor que Riku xD

      Jajajaj sí, Naoto siendo Naoto, la madre que la parió ^^U Yo no siento pena por Chie, es que hay que ser tonta, oye, si se deja que no se queje xDD Y además, seguro que fue el mejor polvo de su vida jajaja

      Eliminar
    2. ajajaaj, yo quiero ver ese intento, no me creo nada. Si es una indirecta te agradecería que fuese más directa xD. Por cierto, no se me olvida tu encargo, es que no estaba inspirada, pero creo que ya se me ha ocurrido algo...

      No si digo pena porque has dicho que no volverá.

      "Seguró que disfrutó de lo lindo, la muy perra." R.I.P.

      xDDD

      Eliminar
    3. Adual dijo: "Seguró que disfrutó de lo lindo, la muy perra." R.I.P.

      Tora hizo: RELOL y se atragantó, true story xDDD

      Jajaja, no era una indirecta, se lo encargué a Peter pero aquí sigo esperandoooorl~ Jajaja el intento es real, no sé s se lo dí a Peter como referencia o si está en algún cuadernito mío, si está te lo enseño y te alegro el mes xD

      Uwaaa tengo muchas ganas de ver el dibujo *_*

      Eliminar
  5. Me ha parecido estupendo^^

    Me encanta Naoto y su descaro natural. Se pasa el día probando bocas por lo que veo^^
    ¿Quién o qué la hará madurar? ¡Me has dejado en ascuas!

    Y la otra, que se joda... por tonta XDDDD (toda radical)

    Estupendo trabajo Torako-sensei^^


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj sí, es que la Chie es tonta la pobre, tía, que te está avisando todo el mundo...

      Uuuh pues aprende la lección... en el siguiente relato que escriba ^^ Tengo muchas ganas de escribirlo, pero me faltan cosas por pensar aun, y a lo mejor lo tengo que escribir en dos partes. Pero te avisaré en cuanto lo suba :D

      Naoto mola, me cae bien, aunque si fuese una persona real yo no el caería bien a ella jajaja al menos no cuando era adolescente (en esta etapa del instituto) ^^U pero no pasa nada, le he cogido cariño, y tengo muchas ganas de escribir toda su historia.

      ¡Muchas gracias por comentar, Yoi-senpai! *_* (Por cierto, ¿a qué viene lo de sensei? Jajajaj me has matau xD)

      Eliminar
  6. xDDDD Soy una masoca pero hubiese querido una Naoto en mi vida estudiantil xD No acostumbro a leerme historias ajenas porque soy algo perezosa, pero siempre las empiezo para ver que tal. Esta vez no se que me ha pasado que me ha hipnotizado. Naoto es magnética! Deberías seguir dándole caña al personaje porque una fan la tiene seguro y además tienes mucho ritmo y buena narrativa.

    Me se de una de mis nenas a quién le hubiese llevado de cabeza una chica así xDDDDD Tenía pensado construirle una amiga del rollo de Naoto, aunque al final ha tomado un matiz algo distinto xD

    En serio xD Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por pasarte a leerme! Me hace mucha ilusión ^^

      Espero que te gusten las otras entradas sobre Naoto entonces :)

      Jajaja, ¿un matiz distinto? Yo quiero ver eso ^^ Lo malo de Naoto es que no tiene amigas, ya ves como trata a las mujeres jajaja. A ver si madura ¬¬ lol

      Me pasaré a ver tu blog entonces para enterarme de la historia de tus chicas <3

      Eliminar